El gran reto

Trabajar en casa con niños

Si tienes que teletrabajar, tener niños en casa puede ser un gran reto. Atender una llamada, responder a emails y al mismo tiempo cuidar a los niños no es nada fácil, pero no te preocupes, tengo algunos consejos para que puedas mantener tu productividad mientras trabajas desde casa. Las últimas semanas he aprendido mucho y puedo decirte por adelantado que hay días buenos y otros no tanto. Sin embargo, con mis consejos podrás acabar tus tareas mientras tus hijos están en casa.

He resumido lo aprendido en 8 pasos que me ayudaron a sobrevivir las primeras dos semanas del confinamiento debido al COVID-19. También preparé un paquete de supervivencia que puedes descargar gratis. Incluye un planificador semanal para niños, un cuadro de recompensas y un cartel de "No molestar" para colorear.

1. Crea un sitio de trabajo

Piensa bien dónde montar tu oficina. Si tiene puerta es un plus, pero media mesa de comedor también vale. Cambia la distribución si no puedes trabajar tranquilamente y explica a tus hijos que mientras trabajas no pueden molestarte. Haz un espacio a parte para que tus hijos puedan hacer sus deberes, idealmente en su propia habitación o cerca de ti por si necesitan ayuda. Tienes que establecer límites para que tus hijos sepan cuándo no deben molestarte.

2. Haz un calendario semanal

Te recomiendo hacer un planificador semanal para tus hijos que incluya todo (desde el desayuno hasta la cena). Sé realista sobre cuánto tiempo tus hijos pueden jugar solos y marca los momentos en los cuales puedes estar con ellos. Comienza el día como un día de trabajo normal, dúchate, vístete y desayuna. Establece una rutina diaria y síguela. Tus hijos necesitan saber de antemano lo que deben hacer en cada momento, por eso utilizo un planificador semanal como el que está dentro del paquete de supervivencia que puedes descargar gratis. También tendrás que trabajar algunas noches o levantarte antes para ponerte al día con alguna tarea y para que puedas trabajar con tranquilidad. Espera lo peor y si funciona mejor de lo que esperabas te sentirás agradecida/o por lo que has conseguido. De lo contrario, si las cosas no funcionan como imaginabas, te puedes llegar a sentir frustrado/a.

3. Comunica y explica tu situación

Tienes que ser proactivo/a y transparente. Mantén a tus superiores o clientes al tanto para que sepan cómo es tu situación en casa. A parte de esto tienes que explicar a tus hijos lo que significa trabajar en casa. Así entienden que no pueden jugar contigo mientras trabajas. Involúcrales en la creación de la planificación semanal y haz un cartel donde pone “no molestar, estoy trabajando" para que sepan cuándo pueden entrar y cuándo no.

4. Aprovecha las nuevas tecnologías

Mientras tus hijos jueguen en la habitación de al lado o cuando hagan ruido debes aprovechar las nuevas tecnologías. Para poder concentrarte mejor usa auriculares, pon tu música favorita para bloquear el ruido que hagan tus hijos. Durante las llamadas puedes usar el botón de silencio en tu móvil y cuando tienes que decir algo lo desactivas. Si tienes que atender a una reunión telefónica explica de antemano que trabajas desde casa y que tus niños también están. Así no te sientes mal cuando hagan algún ruido a destiempo.

También puedes planear una videollamada con los abuelos o amigos del colegio para que puedas trabajar con tranquilidad unos 20-30 minutos. El confinamiento es una situación especial y no has de sentirte mal si miran más tele de lo normal. En internet e incluso en youtube hay mucho contenido educativo para entretener a tus hijos como documentales, manualidades y tutoriales. Busca aplicaciones, vídeos o audiolibros que sean educativos. Si tienes hijos pequeños puedes aprovechar los momentos de su siesta, úsalo con prudencia.

5. Actividades con poca supervisión

Hay una gran variedad de actividades que puedes preparar para mantenerlos ocupados mientras trabajas. La noche anterior puedes llenar una caja sorpresa con diferentes juegos que necesiten poca o ninguna supervisión. Como por ejemplo puzles, libros, plastilina, rompecabezas, Legos, etc. Después de acabar las tareas escolares déjales jugar 30 minutos con la tablet, videojuegos o ponles su serie favorita. Para los más creativos déjales colorear, cantar, aprender un instrumento o moldear con plastilina. Los mayores pueden crear un cómic o un vídeo de stop motion.

6. Ejercicio físico

Aunque no pueden salir por el coronavirus, es necesario mantener a los niños físicamente activos (al menos una vez al día). A veces dejo que mis hijos corran 20 veces alrededor de la mesa o pongo obstáculos por toda la casa para hacer un parkour. Aquí os dejo algunas ideas de ertheo.com para bajar su nivel de energía:

  • hacer una carrera
  • divertirse con globos
  • fiesta de baile
  • bowling con botellas de agua
  • patinar con calcetines
  • estallar burbujas

7. Divide las tareas

Si tienes pareja podéis trabajar por turnos, uno podría trabajar por la mañana mientras el otro está con los niños y viceversa. El trabajo doméstico también lo puedes compartir. Pregunta si tu pareja prefiere cocinar o limpiar los platos, por ejemplo. Si tienes niños mayores, déjales más responsabilidades. Pueden cuidar a los más pequeños y con suerte sabrán cocinar, preparar algún snack sencillo o te pueden ayudar a limpiar la casa. Te pueden ser de gran ayuda. No te olvides de incluirlo todo en la planificación semanal.

Si esto no es posible, tendrás que preparar las comidas con antelación para ahorrarte tiempo entre semana. Cuando tengo mucho trabajo suelo hacer comidas más fáciles como pasta, tortellini, tortilla o algo al horno que solamente necesito cortar y aliñar. Normalmente mis hijos me ayudan a cortar, ¡involúcrales siempre que puedas!

8. Recompensa el buen comportamiento

Premia a tus hijos cuando se mantengan en silencio mientras estás al teléfono, cuando acaben sus deberes, cuando recojan sus juguetes o simplemente cuando se hayan portado bien.

Como recompensa puedes dejarles jugar con la tablet, mirar televisión o simplemente divertirte unos minutos con ellos. Puedes crear una tabla de recompensas y premiarles cuando alcancen cierto objetivo. La misma ficha te puede servir para asegurarte de que hagan las tareas del hogar (lavar los platos, hacer su cama, ordenar su habitación...). Solo sabrás que funciona si lo pruebas.

En el paquete de supervivencia he incluido unas divertidas tablas de recompensas para niñas y niños.

Y finalmente, no te estreses tanto, tienes que ser flexible. Los tiempos especiales requieren medidas especiales.

¡Mucha salud y suerte!